Temp. 14/15. La presencia en el palco de Son Moix de Annette, esposa de Utz Claassen, provocó una gran protesta. La afición descargó su ira contra Claassen que no acudió al partido. Las declaraciones del accionista alemán que afirmaba que algunos de los aficionados que habían acudido a la manifestación del 24 de octubre había sido “parcialmente influidos por informaciones manipuladas, falsas y pagadas” encendieron el fuego entre la hinchada mallorquinista. También manifestó que 3.000 aficionados no representaban a todo el mallorquinismo. Annette, la nueva apoderada y esposa de Claassen, vivió en primera persona la cólera de la afición.

Foto: Ultima Hora

0