Temp. 96/97. Catalina Cirer, mallorquinista de pro, con su hija en brazos y al igual que el resto de los 20.370 espectadores que llenaron el Lluís Sitjar pensando en el milagro de que hubiera ascenso directo.

(Visited 119 times, 1 visits today)
0