Temp. 05/06. Cuper en el banquillo de Son Moix antes del comienzo del partido contra el Getafe. El 14 de febrero Héctor Cúper presentaba su dimisión irrevocable y ponía fin a su segunda etapa como entrenador del Mallorca. Cúper lo había probado todo pero no encontró la solidez defensiva necesaria y el equipo sumaba nueve jornadas sin vencer. El técnico argentino demostró su caballerosidad y amor al club y perdonó una gran cantidad de dinero que debía percibir. Aunque se segunda etapa no fuese ni mucho menos como la primera, cabe recordar la salvación milagrosa de la temporada anterior y que Cúper siempre recuerda como el momento más feliz de su carrera. Para siempre un mito del mallorquinismo.

Foto: Diario de Mallorca

(Visited 107 times, 1 visits today)
0