Temp. 91/92. Miquel Dalmau, junto a Tòfol Pizà y Gabriel Barceló aportaron el dinero necesario para cubrir el capital social y evitar la desaparición del club. El Mallorca necesitaba 650 millones de pesetas para convertirse en Sociedad Anónima Deportiva, gracias a la gestión del vicepresidente Xavier Cabotá ya que la previsión inicial el capital social debía ser superior a 1.000 millones. Miquel Dalmau asumió la presidencia del club.

(Visited 204 times, 1 visits today)
0